BLOG

Liderar es comunicar

28 de mayo de 2020

Esta nueva crisis está suponiendo una prueba de liderazgo y de responsabilidad en las organizaciones. Tomar decisiones difíciles y, a la vez, generar confianza. Fijar prioridades, transmitir seguridad y optimismo, son las tareas más importantes a las que se enfrenta la Dirección en estos momentos.

Pero también es en tiempos de incertidumbre cuando se ponen a prueba los valores y la cultura de una compañía. Es entonces cuando aflora el espíritu de equipo, el carácter y la capacidad de sacrificio, por parte de la organización y, sobre todo, por parte de sus líderes. Más que nunca, liderar es servir y comunicar.

Todas las empresas tienen su “purpose”, el propósito que justifica su esfuerzo diario. Algunas lo viven en su día a día, otras lo tienen olvidado en su web corporativa. Pero en estos momentos de crisis, en los que aflora nuestro impulso de ser solidarios, nuestro purpose nos recuerda el motivo por el que luchamos día a día y se convierte en una poderosa herramienta de movilización.

No es momento de esconderse, sino de comunicarse con las personas, con los equipos, con la organización. Comunicar para compartir el contexto, dar sentido al esfuerzo diario y marcar el rumbo hacia este nuevo futuro. Porque los empleados quieren sentirse parte del proyecto, y para comprometerse deben primero creer en él. Y para creer, antes tienen que entender. Porque cuando lo entiendo, creo. Y cuando creo, me comprometo.

Superar esta crisis y salir preparados para responder a nuevas demandas del mercado, que apenas comenzamos a intuir, es un desafío que lograrán aquellas empresas que sepan iluminar sus organizaciones con un nuevo estilo de liderazgo, basado en la humildad y el aprendizaje continuo. Aquellas empresas que sepan crear un entorno de confianza y ganarse el compromiso de sus empleados, inspirándoles en la adversidad y compartiendo una nueva visión de futuro.

Hay luz al final del túnel, seguro, la duda actual es averiguar cual será la longitud de este. Dependerá mucho de nuestra agilidad para transformarnos y dar respuesta a esas nuevas necesidades, alineando primero a nuestros equipos.

Una acertada estrategia de comunicación interna puede ayudarnos a lograrlo: priorizando nuestros mensajes, mejorando la calidad de los mismos, apoyándonos en nuestro purpose y en nuestros valores, abriéndonos a la participación, al debate y al feedback.

Mientras valoramos como vamos a salir de esta crisis, es bueno saber estar en ella. A nivel personal, es un buen momento para reflexionar, aprender, y sacar las conclusiones que nos permitan mejorar nuestras capacidades, orientar nuestros valores y estar abiertos a nuevas oportunidades.

No desaprovechemos esta oportunidad.

Otros Artículos