BLOG

“People want authenticity, not propaganda”

27 de noviembre de 2022

A la hora de implementar nuestra estrategia de Marketing B2B, deberíamos tener presente este axioma.

Y es que hoy en día, los clientes no compran, escogen. Y lo hacen en función de su experiencia de compra con las diferentes soluciones que se le ofrecen.

Cuando un potencial cliente se acerca a nuestra marca, no está pensando en comprar. Quiere explorar, comprobar si estamos alineados con sus necesidades, si entendemos lo que le preocupa, si puede aprender algo de valor de nosotros, que le ayude a tomar la mejor decisión.

Es por ello que, más que presentaciones, lo que el cliente busca son conversaciones. Conversaciones sobre sus problemas e inquietudes, más que sobre nuestras soluciones.

Y esto es lo que más cuesta a algunos departamentos de Marketing, enamorados de sus productos. Porque al final, no va de demostrar que tenemos la mejor solución. Va de demostrar que entendemos su problema y sabemos cómo solucionarlo.

Para ello, más que pensar como publicitarios orientados a hacer brillar nuestro producto, mejor pensar como editores de contenidos de valor, que nuestros clientes deseen consumir.

Más que compartir ventajas, mejor compartir conocimiento, posicionándonos como alguien a quien vale la pena consultar.

En entornos B2B, es el contenido que aporta valor a nuestra audiencia lo que debe liderar nuestros esfuerzos de Marketing, lo que generará una mayor notoriedad y confianza, y consolidará nuestra reputación. Contenido que luego el equipo de Ventas consolidará, dando argumentos a sus potenciales clientes para creer en nosotros y pasar a la acción.

Al final, la creación de contenido de valor no debe ser visto como un gasto, sino como un activo de la marca, basado en su know-how, en su experiencia, en su historia, en su razón única de ser y de servir.

Un activo para ser compartido de forma auténtica y transparente.

Otros Artículos